Con este envío suman ya 40 toneladas de apoyo que el ISSSTE hace llegar a zonas afectadas.

El ISSSTE dio banderazo de salida a tráileres con 40 toneladas de ayuda humanitaria para damnificados de Chiapas y Oaxaca por el sismo. Los víveres serán repartidos en las zonas más afectadas de ambos estados.

Los vehículos partieron del Almacén Central de San Fernando, en un acto encabezado por el Secretario General, Juan Manuel Verdugo Rosas, y por la Directora de Administración, Minerva Castillo Rodríguez, al que asistieron cerca de mil trabajadores, delegados regionales, directores de hospitales, funcionarios y representantes del SNTISSSTE, quienes con su presencia enviaron un mensaje de solidaridad a la población afectada.

Castillo Rodríguez, encargada de coordinar el envío, agradeció la pronta respuesta altruista a la convocatoria del Presidente Enrique Peña Nieto y del Director General del Instituto, José Reyes Baeza, que han tenido trabajadores, familias derechohabientes y vecinos de la Ciudad de México para donar alimentos e insumos destinados a atender las necesidades más apremiantes de los damnificados.

“Hasta el momento logramos recolectar y enviar 40 toneladas de ayuda, 10 Toneladas que se enviaron al Municipio de Villaflores, Chiapas, y 30 toneladas que se van en este envío”, precisó la Directora de Administración e hizo un exhorto a seguir donando. “seguiremos recibiendo sus donativos en los centros de acopio cuya ubicación se encuentra en: https://www.gob.mx/issste/articulos/centros-de-acopio-issste?idiom=es

Por su parte, Juan Manuel Verdugo Rosas, aseguró que “en todos los lugares donde hay población afectada está la aportación, la mano del resto de los mexicanos y el trabajo de los gobiernos federal, estatal y local, para asistirlos”.

El Secretario General agradeció a titulares de áreas centrales del ISSSTE, a Delegados Regionales, directores de hospitales, trabajadores de las unidades administrativas y familias de niños de las Estancias de Bienestar y Desarrollo Infantil, así como a la sociedad civil, su generosidad, pero aclaró “las necesidades de más de 300 mil damnificados son muy grandes por lo que apelamos a su buena voluntad para seguir donando”.